La Perfección

No hay dos acciones repetidas. No se le pueden dar continuidad o repetición a acciones anteriores. Hay una evolución natural marcada por las propias tendencias de los mercados y por nuestro propio deseo de innovar. Estamos siempre en constante evolución.

Buscando la superación (360º)

La fidelización requiere un proceso de gestión de clientes que parte de un conocimiento profundo de los mismos. La investigación comercial de los clientes nos facilita la información que nos permitirá adaptar el servicio al cliente concreto y gestionar el proceso para conseguir una alta satisfacción con el servicio.

Partiendo de la información sobre los clientes, podemos agruparlos en función de su respuesta a las actividades de marketing; y realizaremos una segmentación de los clientes formando grupos internamente los más homogéneos posible.

Para ello, debemos crear y realizar nuestras acciones de forma innovadora. Debemos saber mantener e incrementar la atención y motivación de nuestro tarjet hacia nuestros objetivos. Y para ello, debemos estar en constante evolución.